domingo, 23 de marzo de 2008

Viernes Santo 2

El Desastre y lo que me revolvió las tripas, no fue el discurrir de los pasos de los cruzados de la Fe, vaya nombre para tan desastrosa estación de penitencia. Me indignó, y no fui el único, el mercadeo de estampas, una estación de penitencia es un acto sublime, ascético, en el que la piedad es lo que debe primar y mostrarse de manera preferente, no debe haber elementos que distraigan esa piedad y ese ascetismo. Las estampas que dan en algunas hermandades los nazarenos, algo que los cruzados de la fe habrán tomado de “por ahí” y que no han recibido de la tradición madrileña, no se cobran. Las estampas se dan como un gesto que intenta ofrecer a través de las imágenes de los sagrados titulares de una hermandad, esperanza, paz, consuelo, amor, devoción etc. el sentimiento piadoso que cada cual quiera darle, es una manera de difundir la fe, de hacer profesión de fe, de extender la devoción a los titulares de una hermandad.
La esperanza, la paz, la devoción, no se pueden vender, y mucho menos es el lugar indicado para ello una estación de penitencia. Sabemos que se venden en la puerta de la iglesia, pero no es lo mismo. El acto central de una hermandad penitencial no puede albergar este hecho confuso y torpe. Poner a unos niños a mover el cesto haciendo sonar las monedas para recaudar ofrece una imagen muy mala y que habla fatal de una corporación, casi parecía que se subastara la estampa. ¿Miden, acaso, los cruzados de la fe el éxito de su procesión en función del dinero recaudado? ¿Tiene precio difundir la veneración a sus titulares?
Las “elegantísimas” bolsas de plástico llenas de dinero iban a parar a los píes de la virgen. Simplemente, un esperpento, ¿nadie se acuerda de Jesús expulsando a los mercaderes del templo?.
No voy a terminar la crítica aquí, normalmente las vírgenes en Castilla, en Andalucía, en León, y en casi todos los sitios van detrás de los cristos. Resulta muy curioso que una procesión del silencio, con una imagen tan seria vaya con música, que por otra parte tocaba bastante bien y tenía un uniforme excepcional, pero para una procesión sería hay que saber elegir el acompañamiento musical, no procede ver a una imagen tan seria como esta virgen a los sones de “Macarena” ni a un cristo como este con “saeta” o con “oración”, a todos nos gustan las marchas, sabemos que ayudan a llevar el paso, que causan más sensación, pero hay que saber tener una unidad de criterio y definir un estilo, en el estilo intervienen los más mínimos detalles, y ahí reside la grandeza de una hermandad. Falta un cuerpo de acólitos en ambos pasos, se lo merecen unos titulares tan sentidos, aunque me gusta otro tipo de Virgen, debo reconocer que el aspecto del paso de Ntra. Sra. de los Dolores invita al recogimiento, y más que lo haría con una nube de incienso y marchas más clásicas o incluso música de capilla. Yo le cambiaría los faroles delanteros por una candelería simplemente porque se veía “mucho hueco”, por no hablar de lo “bonito” que quedaban las bolsas, parecía un paso muy vacío.
Otro asunto a comentar es el de las llamadas, si no eres andaluz no pongas acento andaluz, no hay nada peor que fingir ser lo que no se es, se puede “llamar bonito” sin decir “mi arma”. Otra cosa a considerar es que a un paso así le haga un flaco favor este tipo de llamadas más folclóricas, que son más propias de la Macarena, el Pobre, los Gitanos que de los Cruzados de la Fe, “Procesión del Silencio”.
El Divino Cautivo; “lo bueno si bueno dos veces bueno, lo malo...”.Si no puedes no salgas dos días, te ahorras las bandas y vas mejorando los enseres, que son malos. Esta hermandad llevaba una cruz de guía “infantil”. Las túnicas deben por lo menos parecerse, no puede ser que unos lleven la medalla encima, otros debajo, unos lleven escudo, otros no, las zapatillas de deporte no quedan bien en un nazareno, por blancas que sean, no cuesta nada pedir una remesa de alpargatas blancas. El paso es bonito y ganaría mucho llevado a costal o con cargadores, sería un reclamo seguro. Otra vez falta cuerpo de acólitos, falta incienso, faltan varas, faltan insignias etc.
Lo que si que sobra es esa imagen indigna que tuve la mala fortuna de contemplar, no porque yo anduviese buscando encontrarme con ella, sino porque estaba allí, en la calle Atocha para que cualquiera lo pudiera ver; un paso con los faldones subidos enseñándonos las ruedas y la imagen del Divino Cautivo tapado, por favor eso no puede hacerse en Madrid a las 10 de la noche viéndolo todo el mundo. Si hay que trasladar el paso se baja la imagen se mete en una furgoneta, cerrada, y se traslada pero no se deja así como si fuera una falla.

Me pareció una imagen ingnominiosa, y no me la puedo imaginar ni en Sevilla, ni en Córdoba, ni en Granada, ni en otras hermandades de Madrid, ¿Se imagina alguien de esta guisa al Gran Poder de nuestra ciudad?

El horror final, lo de la hermandad del Entierro fue el remate. Todas adolecen de estilo, de unidad, de cuidar los pequeños detalles, necesitan urgentemente asesores de estilo y sobre todo un replanteamiento para captar hermanos.
Un entierro con Saeta creo que no lo verá mucha gente, ya no en Andalucía sino en pocos sitios de España. ¿Por qué no “Alma de Dios” “Macarena” o “Pasan los Campanilleros”? (nótese la ironía). Esa entrada en la Plaza Mayor de Madrid con “Saeta” es histórico, creo que no hay que entender mucho para darse cuenta que a un entierro como mucho la única música que le pega es la “Marcha fúnebre”. Queda un poco mal una cabeza sobresaliendo bajo la imagen del yacente, y otra vez habría que replantearse si merece la pena dejar el Lignum Crucis en la iglesia de Santa Cruz y tratar de llevar el paso a hombros o a costal. Las túnicas mal, recogidas, mal puestas, un desastre. Otra vez sin ciriales, sin incienso, muy deslucida, muy pobre, no invita al recogimiento al que debe de llamar ver pasar el cuerpo de Jesucristo en una urna. No hace falta ir muy lejos para aprender, simplemente consiste en reflexionar de cómo se hacen las cosas y por qué, y todo saldrá bastante mejor. Parece que quien gobierna en estas hermandades es “doña dejadez”, el mayordomo es “don todovale” y el secretario “don prisas”, recomiendo a los miembros de la junta del Santo Entierro ir al Escorial a ver si aprenden algo.
La Virgen, me remató, el mato arrebujado, ya no voy a entrar a comentar calidades en el bordado, ni a explicar que es la “repostería”, sólo me hago una pregunta ¿Qué hacen el Domingo de Ramos los oficiales de esta hermandad? Desde luego no parece que vayan a ver a los Estudiantes . Aparte de que la Virgen no inspire nada, y con esto basta, pues no voy entrar en calidades artísticas ni en originalidades, ¿para qué ponerme a criticar aspectos tales, que precisan de un nivel de detallismo y de interés mayor, si lo más obvio y evidente presenta tales síntomas de dejadez y de falta de interés?. Detalles tales como que una de las hermandades más antiguas de Madrid ponga encima de su paso la bandera de Ecuador, me parece indignante, un insulto a la ciudad de Madrid, porque cuando en un paso se coloca una bandera, sea del país que sea estamos posicionando a la hermandad y la estamos asociando a una comunidad. Simplemente una necedad, un gol que le han marcado a la hermandad. Vamos a ver, en un paso no se colocan banderas de ningún país.


Es lamentable que una hermandad como esta que tiene entre sus títulos el de Primitiva, el de Real, el de Pontifica, no tenga ni una sola insignia en reconocimiento a estos títulos que tienen más antigüedad que el país en cuestión. Una institución como está, más antigua que Ecuador, se deja colocar una bandera en el paso. Hay muchas formas en las que una hermandad puede mostrar su vinculación con una comunidad, nacional, regional, religiosa etc. Se puede hacer una insignia, se puede colocar a la patrona del país en un lugar del paso (no se cuál es la patrona de Ecuador) se le puede poner a la virgen una medalla con una cinta con los colores del país como estamos ya cansados de ver medallas de ciudad con la cinta con los colores de nuestra bandera. Pero esto no es lo mismo, me parece además que se ha hecho porque sí, sin explicación, simplemente porque hay hermanos de esa nacionalidad. No es igual que la Embajada de Ecuador hubiese regalado la medalla de oro del país, como sucede en tantos sitios donde las imágenes llevan medallas de oro de ciudades, o de instituciones, siempre motivadas, acompañadas de regalos conmemorativos originales, exclusivos y todo ello hecho con un contenido, con una explicación, fruto siempre de una relación muy especial. Poner la bandera de un país simplemente porque en la hermandad hay personas con ese origen es una torpeza. ¿Se imagina alguien que la moda cundiera? Me parece un error, una denigración y más en una hermandad con esta solera. Ni una sola alusión al gremio de carpinteros tan vinculado a la hermandad, ni un sólo guión conmemorativo de los títulos de la hermandad y ¿lo único que se le ocurre poner es la bandera de ecuador en el paso de la virgen? ¿Que hecho especial representa? ¿Le ha otorgado Ecuador algún título a la hermandad? ¿Se le ha concedido la medalla de oro? ¿Se ha nombrado a la Virgen patrona de la comunidad ecuatoriana en España? ¿O solo se ha puesto para que los ecuatorianos de la hermandad se sientan más integrados?. La integración en una hermandad se hace en torno a la devoción de unos titulares, porque todos los Hermanos se sienten como tales porque tienen la misma devoción.
Hay que ser más serios, más respetuosos con la Historia, esos detalles hacen historia, crean precedentes, llaman a confusiones. ¿Quiere la hermandad del Santísimo Cristo de la Vida Eterna que los asistentes piensen que es una hermandad de Ecuador?.

Da vergüenza que haya habido tantos recelos en Madrid hacia las hermandades procedentes de Sevilla para ahora poner la bandera de Ecuador en un paso porque sí.


Incluso una falta de respeto con la propia bandera que es la de un país soberano y supongo que laico, o no, pero que no puede ir encima de un paso, Es lamentablemente este hecho pasa a formar parte de la historia de esta hermandad que pasa unas horas muy tristes.



Un Viernes Santo de escándalo, feo, impreciso, nada que ver con el rigor, la seriedad que se esperaría, nada espectacular, nada sentido, solemnidad ninguna, las personas que contemplan las hermandades lo hacen más por cumplir que por ver algo que realmente les motive o les remueva algo. Desde luego tanto en un estilo como en otro incluso en la propia ciudad hay ejemplos de como hacer las cosas de una forma más seria, lo que no se debe es jugar con la historia y hacer las cosas sin atender a como se hacen, conformarse con cualquier cosa, no ser exigente y ser autocomplaciente, porque no hay peor mal que el que no se avisa.

3 comentarios:

Silencio dijo...

Bueno, en lo que a mí respecta, estoy totalmente de acuerdo en la mayor parte de las cosas que dice en lo que se refiere a mi hermandad (Cofradía del Silencio del Santísimo Cristo de la Fe y antigua Hermandad de Cruzados de la Fe.) Especialmente en lo referente al paso de palio. Ya lo he comentado en varias ocasiones (incluso con el capataz del paso). Dadas las características del mismo, debería ir con marchas de corte más funebre y con un andar más pausado.

Por otra parte, ójala no tuviéramos NECESIDAD de dinero, ójala pudiéramos contar con un mecenas (como en el caso de los Estudiantes, cuando una persona pagó la imagen de María Santísima Inmaculada Madre de la Iglesia y puso los 15.000.000 de pesetas que costaba el paso de palio; el OPUS es el OPUS...), ójala contáramos con un número de hermanos más elevado, ójala hubiéramos recibido ayudas para restaurar la iglesia en ruinas (que pretendían derribar para construir viviendas)propiedad de la hermandad en lugar de hacer frente a la misma con los escasos recursos propios de que dispone la cofradía, ójala pudiéramos permitirnos pagar a alguien para que hiciera las veces de sacristán y mantuviera nuestra iglesia abierta al público todos los días en lugar de que ésta permanezca cerrada...
En cualquier caso, NUNCA SE HAN VENDIDO ESTAMPAS. Siempre se han repartido entre el público, siendo éste el que ofrecía la voluntad (de ahí las cestas que comenzaron a utilizarse en fechas relativamente recientes). Tal vez, conociendo la labor de la hermandad en lo que a la restauración de su iglesia se refiere y las dificultades por las que ésta pasa para salir a la calle cada Viernes Santo, la gente del barrio pretenda colaborar en este cometido. Obviamente, no es lo deseable en una estación de penitencia (menos aún, las formas). Pero...

Hemos heredado lo que hemos heredado de aquéllos que fundaron esta Hermandad en el año 40, para bien o para mal, y luchamos por hacer frente a circunstancias especialmente difíciles para mentenerla a flote.
Tal vez debiéramos haber abandonado. Tal vez la Procesión del Silencio (cuyo nombre procede de sus orígenes) debiera haber dejado de salir a la calle hace años. Pero resulta más difícil renunciar a algo por lo que tantas y tantas personas han trabajado a lo largo de tantos años, que hacer frente a las complicaciones y dificultades que en la actualidad sufre la cofradía (aunque eso suponga hacer cosas que ni a la propia hermandad le gusta).

Respecto a la ortodoxia en cuanto al orden de los pasos, también tiene su explicación, basada en la tradición de la antigua Procesión del Silencio de Madrid y en el privilegio concedido al Santísimo Cristo de la Fe por Monseñor D. Leopoldo Eijo y Garay, para que presidiera SIEMPRE la misma). No obstante, también podría ser algo a considerar.
Y, en cuanto a la agrupación musical tras el paso del Señor, opiniones diversas. Cierto que iría más sobrio y le pegaría más (teniendo en cuenta que hablamos del Viernes Santo) ir en silencio o con música de capilla. Pero también la Hiniesta de Sevilla (¡por favor, no pretendo comparar!) provoca este debate por el mismo motivo...

Esperemos que poco a poco podamos consolidarnos y hacer una estación de penitencia, no sólo que provoque nuestro agrado, sino también el respeto de todos los que nos vean por la calle...
Sinceramente, agradezco que hayas aportado tu visión de las cosas (desde la experiencia cofrade que, sin duda, se te intuye). Confío en que, con el tiempo, esta hermandad pueda hacerse digna del respeto de aquellos que opinan como tú.
Saludos.

Oculus dijo...

Pues sí, es cierto que hay que reconocer la gran obra de los Cruzados de la Fe, es cierto lo de la capilla, de la que podeís estar bien orgullos porque soís los únicos,que tienen capilla propia en nuestra ciudad.
También estoy contigo en lo que comentas de la Hiniesta, a mi tampoco me gusta, no sólo la Hiniesta, sino también San Bernardo, San Benito o las Aguas, por comentar alguno de la ciudad de Sevilla, lo mismo te puedo decir de Granada, con el Cristo de los Gitanos o de tantas otras. A mi no me gustan los crucificados muertos con música.
Respecto de lo de pedir dinero, lo ví yo mismo y me ratifico que me pareció fatal y no a mi sólo. Creo que la hermandad podría buscar otras formas de financiación.

Anónimo dijo...

Realmente, creo que las Cofradias madrileñas no pasan por un buen momento.

He visto una gran disminucion en las filas de nazarenos, no solo en la Capital, tambien en Alcalá de henares, en San Lorenzo del Escorial, en Galapagar y en Navalcarnero (son las semanas santas que conozco y suelo visitar de la Comunidad de Madrid)

Las Cofradias están en decadencia y sus factores serán multiples y puede que incluso a muchas no les venga mal, como aliento purificador

En muchas ocasiones se han hecho cosas en las Cofradias, no pensando que la procesion o la estación de penitencia son actos de Fe, y haciendo de ellas un mero espectaculo. Y esto pasa factura...