lunes, 21 de diciembre de 2009

Consejo de Hermandades

No podía dejar este tema si tocar, y lo haré con la mayor brevedad posible. Voy a hablar del una institución que pensaba que no existía, pero que diversos medios me han confirmado que sí existe: El Consejo de hermandades, podría comenzar con la critica correspondiente que es de suponer que sería dura, de esas que no agrada ver, pero que por fuerza tendría que ser así, porque a la vista queda como funcionan nuestras hermandades y el bajo nivel de la semana santa y las glorias.
Pero me veo en una gran imposibilidad, no sé exactamente cuanto de responsable es este consejo, ni como funciona, ni quien lo preside, ni quiénes lo forman. Así pues ¡Qué difícil es criticar algo tan intangible!
Me han hablado de un eclesiástico, responsable de la gestión arzobispal de estos asuntos cofrades, hay quien me ha hablado bien y quien me ha hablado mal. Vuelvo a estar en la misma situación: ¿Cómo criticar o señalar a alguien de quien no se el grado de responsabilidad? ¿Cómo valorar su actuación si no sé en que consiste?

En la red no hay practicamente datos sobre este asunto y en los pocos entornos cofrades que he podido tantear se ha hecho el silencio cuando he preguntado sobre estos temas. Los hermanos no saben o quizás no quieren hablar, de estos superórganos, y todo lo que me cuentan, los pocos que he conocido y que me han escrito lo hacen fundamentalmente de sus juntas de gobierno, no de estos órganos. Es como si no existieran o no funcionarán o... no sirvieran de nada.


Y he aquí que llego a la conclusión de que quizás fuera más apropiado plantear qué es lo que debería hacer dicha institución, si existiera o si existe. Dar unos cuantos palos de ciego sobre su gestión, pidiendo perdón de antemano, porque quizás atribuya méritos y desméritos de forma errónea. Lo que no es erróneo son los muchos fallos y carencias de la semana santa madrileña.

En primer lugar: ¿Sí existe esta institución a qué espera para hacerse real a través, al menos de la red de redes?

No estaría de más saber cuáles son sus funciones y sus poderes.

Desde luego sería muy positivo que tuviera poder para organizar los días y los itinerarios cofradieros. Para fijar unas normas de conducta básica sino para los cofrades que participan en los actos públicos, al menos sería magnífico que definiera cómo han de estar formadas las cofradías, por ejemplo qué insignias son indispensables y por supuesto cuáles son totalmente dispensables.


Sería extraordinario que tuviese cierta capacidad para imponer coherencia en actos de la importancia de las procesiones patronales y del Corpus Christi.

Y sería milagroso que fuera capaz de organizar un pregón de semana santa, sé que existe, pero dudo sobre su organización, milagroso y maravilloso que se ocupara de hacer y difundir un cártel de semana santa, extraordinario que se ocupara de informar y de que informen adecuadamente a los medios de comunicación habitualmente deformadores de la opinión pública, especialmente en estos aspectos.

Sería fabuloso que fomentara la creación de nuevas hermandades y de una generosidad extrema, casi filantrópica que se ocupara de salvar y resucitar viejas hermandades ya desaparecidas.

Por supuesto, un consejo que tuviera capacidad para imponer a las cofradías el decoro y una consideración a la dignidad de una estación de penitencia sería algo que debiera poder hacer este consejo, y de paso que fuera también capaz de imponer unos mínimos en las calidades de las nuevas imágenes... (esto ya debe ser mucho pedir...)


Así pues ese consejo tendría muchos campos de acción, mucho por hacer. Pero no se puede obviar la principal función para ese consejo,conseguir nuevas mentes, nuevas almas, nuevos brazos, nuevos píes capaces de afrontar tanta labor. Cuatro cofrades no pueden hacerlo todo, de eso también se quejan en ciertos medios cofradieros madrileños: "somos siempre los mismos". Se necesita savia nueva.
Por increíble que parezca en una ciudad de 3 millones de habitantes, que tiene la ciudad de Madrid sin incluir el "área metropolitana", no hay un relevo generacional asegurado y no hay savia nueva capaz de acometer toda esa ingente labor que precisa renovar la semana santa y las glorias madrileñas.

Hoy no voy a entrar en la necesidad de cofradías y cofrades de desmarcarse de la mala prensa que le hace el radicalismo de ciertos sectores, porque es hacer un brindis al sol.

El Consejo, o como queramos llamar a las "instituciones reguladoras" de la semana santa si no existen, entiendo, que debieran existir, por supuesto deben estar formadas por laicos, a ser posible por cofrades, deben ser las propias cofradías las que se ocupen de formar el consejo, ya que como he dicho este consejo debe llegar a tener capacidad de toma de decisiones.
Si me permiten el símil, se trata de hacer una Unión Europea de las hermandades, una construcción supracofrade a la que ceder por parte de las cofradías un tanto de su autonomía en aras de unas mejoras que sólo entre todos se pueden conseguir. Aplicar el modelo de construcción europea, delegando poder en esa institución nueva, superior a las cofradías con poder para imponer obligaciones a las propias cofradías.

¿Por qué laicos? ¿Por qué autónomos de los eclesiásticos? fundamentalmente porque los eclesiásticos no están para estas cosas y además se eliminan ciertos riesgos, como el de una identificación excesiva entre el propio arzobispado como institución y las cofradías, todos pertenecen a la Iglesia Universal, y aún más formalmente las cofradías se deben a su obispo, pero cada uno tiene su labor y su línea de actuación. Las cofradías aunque forman parte de la iglesia son una riqueza espiritual y cultural que debe identificarse por si misma. También de esa manera se evitan obediencias extremas, encorsetamientos y es más, estoy convencido de que es la mejor forma de que la iglesia en Madrid tenga una "cara amable", no voy a entrar a valorar la faz que muestra...
Laicos que sepan del tema, sobre todo de esos asuntos técnicos que necesitan más reforma: Protocolo y ceremonial, simbolismo, artes y calidades etc.

No he querido ser muy duro con el consejo, que pueda existir, ni tampoco con la función del arzobispado, ya he aprovechado, y aprovecharé, otras ocasiones para criticar un desastre organizativo y organizado que se da en procesiones patronales y corpus christi, un desastre que suele tener el sello indeleble de un arzobispado que busca el protagonismo en momentos que no debería tenerlo.
Pero no quiero pasar por alto mi función de pepito grillo y una vez más llamar a la conciencia, especialmente de aquellos que tengan la capacidad de hacer algo, la Semana Santa de Madrid, y también las glorias, se merecen un cambio y un rescate. Estos asuntos cofradieros en Madrid no son solemnes, ni queridos, ni sentidos, ni valorados, ni crecen, ni mejoran y si no se cambia esta inercia el resultado va a ser de un lado una ciudad sin tradiciones, de otro lado una perdida inperdonable de devoción y por tanto de fe.








3 comentarios:

Jose dijo...

Buenas, me vulevo a poner en contacto contigo para indicarte que sí existe el mencionado Consejo de HH Y CC, está formado por el Rvdo. D. Francisco A. Martínez Domínguez como responsable de los Asuntos de la misma en el Arzobispado, cuenta con la presencia de todos los Hermanos Mayores de las Hermandades madrileñas y tienen reuniones periódicas, aunque la función del mismo es limitada porque no puede tener un papel protagonista se encarga de regular los horarios e itinerarios de Semana Santa a parte de intentar dar un mayor conocimiento de la misma, si bien comparto contigo que no es muy efectivo el trabajo.
Respecto a otras afirmaciones no puedo compartir contigo el que deban regular estéticas de las Hermandades y por supuesto como joven que soy no comparto que no vaya a existir una continuación, ejemplo vivo lo tienes en la Juventud de los Gitanos o en la de mi Hermandad del Gran Poder y de la virgen de la Esperanza Macarena (gran juventud).
Te animo que para conocer más este mundo no te quedes en lo superficial y te adentres en él, el pasado sábado 19 estuvo Antonio Santiago dando una charla en San Isidro y fue un verdadero éxito con más de 100 personas en el salón, seguro que si te adentras irás descubriendo que viene empujando por detrás una ola que va a revolucionar la Semana Santa de Madrid.

Un abrazo, feliz año y esperando volver a leerte

De alma cofrade dijo...

Hola hermano.

Soy un cofrade de Cuenca que actualmente vive en Madrid, y que además se interesa por otras "Semanas Santas" de España, principalmente Sevilla, Córdoba, Cádiz y Jerez. Navegando por la red en busca de algo más de información sobre la Semana Santa madrileña he encontrado este blog y me he quedado absolutamente fascinado.
Y es que he visto reflejados en tí buena parte de mis pensamientos, y me he sentido absolutamente identificado con la práctica totalidad de lo que dices. Yo tengo 24 años, y en Cuenca soy una persona muy activa en las Hermandades a als que pertenezco (nada más y nada menos que 8). Pero allí también tenemos el problema de una Semana Santa que está algo estancada, que necesita un impulso y que parece que no quiere recibirlo. Comprendo perfectamente como te sientes y te doy la razón: se necesitan más hermandades, más autonomía para las cofradías, más interés por resultar atractivos al público y a la sociedad, más cultura cofrade y más espíritu crítico para mejorar y crecer.
Estoy seguro de que hay muchas personas con ese afán que tú demuestras y que yo comparto. Me pregunto si no deberíamos empezar a movernos para que la Semana Santa de Madrid sea más y más grande cada vez. Si no hay nuevas cofradías habrá que crearlas, y si no hay esfuerzos renovados, habrá que ponerlos. Yo he pensado muchas veces en el potencial sin explotar que tiene Madrid para ser una ciudad "semanasantera" de las buenas. Pero siempre me encuentro con que la gente no conoce, no quiere conocer o no puede conocer lo que es la Semana Santa. Una auténtica pena. Creo que las cofradías deben abrirse más a la sociedad, y la sociedad más a als cofradías. El problema es ¿cómo hacerlo? Creo que se puede, pero hace falta una gran voluntad de reforma, de mejora; una gran voluntad de salirse de los cauces establecidos y crear algo a la medida de Madrid.
En fin, simplemente quería felicitarte por el análisis tan lúcido que haces de temas que a muchos cofrades nos preocupan: el futuro de la Semana Santa, su esencia estética e histórica, la politización de la Jerarquía Eclesiástica, etc.
Un abrazo muy fuerte, hermano, y sigue adelante con este blog brillante y siempre ameno. Una joya del mundo cofrade en internet, de verdad.

Castacofrade dijo...

Estoy contigo en todo lo dicho,estos dias me pregunto...ha tomado alguna decisión el Consejo de Hermandades sobre como ayudar en Haití? lo ignoro y he buscado y preguntado,pero no encontré la respuesta.
Si encontré con solo buscar en internet las decisiones tomadas por otros Consejos de Hermandades de otros lugares de España.
Algo estamos haciendo mal.