sábado, 16 de mayo de 2009

San Isidro. La Procesión.


Misa y Procesión son en gran medida los actos centrales de cualquier fiesta, en pueblos y en ciudades. De la misa se puede decir poco, la verdad es que revestía la suficiente solemnidad, quizás sobra alguna cosa y quizás falta alguna otra, como que el Ayuntamiento se tome en serio que los símbolos están y son para algo, los símbolos como el collar de alcalde, el bastón etc. no son signos de ostentación, en España hay democracia y quien los lleva, los lleva en representación de todos los ciudadanos, el bastón y el collar representan la fuerza de los ciudadanos y el poder de la ciudad, no es una ostentación del alcalde, hay cosas que aunque no gusten hay que hacer, por poco moderno que parezca, las fiestas y los signos se pueden modernizar, pero ya hay otros lugares y momentos de esta fiesta para ir más informal. Estos elementos ayudan a la solemnidad de la fiesta, el Ayuntamiento que nos representa a todos, debe enseñar sus símbolos, el alcalde no es uno más, sino que es el representante de la ciudad y de sus ciudadanos por eso debe llevar esos elementos, ya que todos los ciudadanos no podemos llevarlos, los ha de llevar el que nos representa a todos, y el que representa a ese ente abstracto que es el Ayuntamiento, con mucha historia y mucho poder y a ese otro ente que es la ciudad de Madrid.

Se oía y se comentaba y me informé de ciertos cambios que se proponen en la Real Congregación, que en definitiva dejaría de ser de "naturales" un cambio que por un lado me parece adecuado y por otro no. Porque supone modernizar un institución, y es una corporación con necesidad de sabia y de ideas nuevas, pero por otro lado, ciertas tradiciones están bien de mantener, en Madrid nunca hemos tenido nada propio, ¿no es bueno también cierto grado de "madrileñismo" cierto intento de mantener un Madrid auténtico? En definitiva ese "naturales" da más grado de autenticidad y de casticismo en una ciudad donde cualquiera tiene muy fácil hacer propia la ciudad.

En la procesión sí que sobran y faltan cosas, en definitiva falta solemnidad, si bien el santo era alguien llano y sencillo, la procesión patronal de una ciudad de la importancia de Madrid ha de entenderse como algo que ha de ser muy solemne. Sobra la bendición del cardenal, no el cardenal en sí, que en una procesión como esta ha de asistir pero no protagonizar la procesión, los protagonistas de esta procesión son tres y ninguno de ellos tiene nada que ver con el arzobispado: Ciudad, Imagen del Santo y Pueblo.
Sobran las casas regionales y otras asociaciones "coloristas" en la procesión, porque restan protagonismo y solemnidad, no es un entierro, por supuesto, pero sobran para una procesión esos aires de verbena que llevan los "amigos de la capa", aparte está el sentido que tiene una asociación para promocionar el uso de la capa en una procesión, de las casas regionales ya lo he comentado más de una vez, si bien por un lado parecería que estos grupos homenajean, en el caso de las casas regionales, a la ciudad que les acoge, por otro lado parecería que hacen gala precisamente de no ser madrileños en el día en el que todos debemos ser más homogéneos y donde cosiste en ser madrileño y no en mostrar más arraigo por otro lugar. También sobran los grupos castizos, aunque estos hagan gala de ser de aquí y no de fuera, su lugar no es mostrarse como algo extraño, sino estar en la fiesta, como público, estar en la "explanada" y hacer fiesta, parece gente deseosa de ser vista, su lugar en todo caso es ir detrás del cortejo.
Falta el Ayuntamiento, porque es el Patrón y ha de acudir alguna representación si el alcalde está ocupado, que acuda el vicealcalde, el teniente de alcalde, alguien, es importante, el ayuntamiento es la representación de la ciudad, y ayer era el día de la ciudad y por supuesto faltan símbolos de la ciudad, sin ir más lejos su bandera.
Faltan otras instituciones de la ciudad e incluso diría que faltan las instituciones que tienen sede en la ciudad, se trata de una celebración solemnísima, no es la fiesta de un pueblo, y sí estoy hablando de instituciones nacionales que deberían honrar a la ciudad que es sede de esas instituciones. Faltan las universidades, faltan los representantes de la judicatura, los colegios profesionales, los gremios etc. Son estas instituciones las que han de estar en el cortejo.

La procesión no tiene un recorrido corto, quizás podría o debería ser algo más largo, pero en general esta bien proyectado, el problema es el "andar", anda muy rápido, y no hay arte ni ciencia ninguno en ese andar, a la gente le gusta que las cosas se muevan y caminen con otro estilo. Da más solemnidad un cortejo ceremonioso que este ritmo de cabalgata.
En este blog ha habido durante más de un año una encuesta al respecto, saldada con una diversidad de opiniones, que no voy a obviar, creo deducir que si la cosa en general funcionara de otra manera sí habría muchos que querrían ser los pies del patrón de Madrid y de su esposa, y también creo que tal y como la cosa está organizada en la actualidad es razonable pensar que muchos menos son los que se ofrecerían voluntarios, de hecho se nota y se aprecia que el publico asistente y que los congregantes de San Isidro tienen una media de edad avanzada. Así pues hay un problema en ciernes, como ocurre con muchas de las tradiciones madrileñas.

Los pasos no son buenos, ni están adecuadamente ornamentados, en general parecen poco adecuados a lo que la ciudad exige. Dicho de otra forma estos pasos deberían ser espectaculares para que se notase mucho más la grandeza de esta ciudad y que homenajea con grandeza a su patrón; proyectar unos pasos con más grandeza, más exuberantes, sería la mejor manera de atraer a aquellos que habrían de portarlos y por supuesto atraer gente a esta celebración. Es seguro que cuanto más solemne y mejor vaya todo, más gente vendría a verlo y se viviría de otra forma esta fiesta.
Y por último la Música, la verdad es que hay dos opciones música procesional o música tradicional, la primera sería la que los cofrade más conocemos y entendemos: marchas-himnos y marchas de corte alegre, lo propio sería un repertorio de marchas "alegres" para Banda de Música, que por cierto lo suyo sería que fuera la municipal. La otra opción sería la tradicional música castellana, dulzainas, tambores etc. Yo para esta ocasión me inclino más por la primera, ya que estamos hablando de una procesión solemne no de una romería.

Lo que si es claro es que algo falla en la procesión de San Isidro, que desmerece mucho y creo que no cubre las expectativas, a ojos de quien ha visto otras procesiones patronales no gusta, a ojos del ayuntamiento probablemente se queda pintoresca y escasa, mal apañada. Estoy convencido de que esta procesión no siempre fue así de "cutre" así pues todo es revisar qué ha llevado a esta situación a la procesión que habría de ser la más significativa de la ciudad y ponerse manos a la obra.

2 comentarios:

Conchero dijo...

Ay, las casas regionales... a mí me gustan más bien poco en las procesiones. Pero.. ¿te parece poco ostentoso la mesa de San Isidro? Tal vez le falten unos candelabros o una ánforas, pero me resulta muy barroco el trono procesional. Sea como sea, gracias por enseñarnos más de las tradiciones madrileñas.

Oculus dijo...

El "trono" no me acaba de convencer, porque aunque es barroco como podréis ver es un tanto pequeño y tiene poco detalle, dicho de otra manera que el santo patrón de Madrid se merecería un paso mayor y con más calidad, detalle, no solo hojarasca y volutas, sino también elementos tales como por ejemplo una capilla para la Virgen de Atocha de la que él era muy devoto, quizás otra para la Almudena, cartelas relatando los milagros del santo.
Por supuesto un paso sin candelabros es como un jardín sin flores, cierto es que no le hacen mucha falta porque la procesión no dura mucho, y que además con lo pequeño que es si lo ponemos taparían al santo, que tampoco es la mejor imagen, debería ser más grande.
un saludo y gracias por el interés.