viernes, 20 de febrero de 2009

La debacle imaginera

Aprovechando que aún no estamos en cuaresma voy a tocar un tema que también merece ser tratado en este espacio dedicado a las chapuzas cofradieras.

La escultura religiosa pasa por un mal momento, un momento desasatroso, y todo ello por la falta de gusto y perspectiva. Como en todos los desastres siempre están detrás factores como la autocomplaciencia, la poca idea, y por supuesto el bar y sus afirmaciones plenas de racionalidad...

¿Hay algo más chapucero que una imagen de mala calidad? Sí, cambiar una de calidad media por una de mala calidad pero que está más de moda. ¿Y hay algo peor que esto? Sí, defender a los artistas malos y compararlos con los mejores de todos los tiempos, y encima decir cosas tales como “fulanito es el nuevo Martínez Montañes”, por poner un ejemplo, o cosas como “ hoy quizás no os guste pero el tiempo demostrará que es un escultor muy bueno” o “fulanito es el mejor” afirmaciones ampliamente contrastadas...

Cuando alguien se atreve a decir que esos autores son malos no faltan los “críticos” y “expertos” dispuestos a defender a aquellos que tanto admiran con el noble arte dialéctico de la descalificación personal y el ataque a las capacidades intelectuales del que opina distinto a ellos... ¡Qué grandes oradores!

Por estos mecenas (con dinero ajeno, no vayamos a j...), expertos en arte, maestros sin par de lo cofrade, estos que tanto han luchado por las cofradías y las hermandades después de la guerra civil, estos que saben lo que es encontrarse una hermandad sin nada, sin nada de nada, nada más que la medalla... (vuelva a notarse la ironía)

Sí, gracias a ellos, ha prosperado un nuevo estilo, el barroco sensual...

Sorpréndase todos los lectores, y tiren los libros de arte e historia a la basura, porque la revolución cultural los va a dejar obsoletos, dicen además que el barroco sensual no es nuevo, sino que es la viva presencia de la escuela barroca andaluza, sí como leen, ni más ni menos...

Les voy a proponer un ejercicio de imaginación, y se van a trasladar conmigo a un futuro, incierto, pero futuro.

Les voy a simular una entrevista a un "docto" experto en el "barroco sensual":


-Señor D.G. buenos días.

D.G: -Buenos días

-Ante todo darle las gracias por atendernos, y pedirle que al final me firme su nuevo libro "el barroco, todo lo que no se les ocurrió a Montañés y a Mesa"

D.G: -Sí, claro, encantado.

-Bueno, señor D.G. ¿Cómo definiría usted al barroco sensual?

D.G: -Es una gran pregunta, pero lo bueno del barroco sensual es que realmente es el barroco

autentico, el barroco del sur y de la cultura mediterránea, un barroco que lee lo mejor de la obra helenística y la combina con temas pasionistas pero restando toda importancia al drama de la pasión de cristo, se trata al fin y al cabo de crear obras hermosas.

-Entiendo, ¿Cuáles son las líneas maestras de este estilo?

DG: -Bueno, las líneas maestras son tomar primero un buen modelo, cuando digo un buen modelo usted ya me entiende... y si entiende el modelo mejor... Luego se trata de que la técnica sea buena, si el modelo es bueno pero la técnica es mala la obra va a ser un adefesio... Luego lo principal es la cara, lo importante es que la cara sea hermosa, represente lo que represente, da igual que sea una flagelación, que una soledad, que un cautivo, la cara debe ser "arrebatadora".

-Claro, ahí ya cada autor tiene su sello personal...

DG:- Sí por supuesto, hay autores que hacen labios carnosos y leporinos, otros marcan los pómulos, a otros les gusta más hacer un mentón muy marcado, las cejas largas, ojos rasgados, pestañas densas, caídas de ojos etc. Ahí cada autor aprovecha lo mejor de su técnica..

-¿Y las imágenes pasionistas?

DG: -Para eso están las lágrimas, y los ojos llorosos ¿no?

- Se les ha criticado mucho sobre la policromía y la "encarnadura"

DG: -Bueno, eso es algo que crítica la gente que no entiende, esa gente anticuada que aún vive en el siglo dieciséis bajo el poder de la inquisición, realmente la policromía de los autores del barroco sensual es una policromía magistral, que consiste en dar un acabado brillante, sino ¡fijése usted bien en el lustre que tienen los surfistas de Hawai!, de eso se trata, ese es el lustre que debía tener Jesús después de 40 días de ayuno en el desierto, seguro.

-¿Qué me dice del color?

DG: -El color es otro de los rasgos más definitorios del barroco sensual, el color debe ser moreno, ¿Pero hombre, cómo vamos a hacer imágenes blancas y lechosas en una sociedad donde todos queremos estar morenos? ¿El color moreno es signo de salud? Además los judíos son morenos como todo el mundo sabe...

-Se trata una vez más de un canon de belleza, ¿no?

DG: -Exactamente, la belleza pasa por estar moreno, hoy en día es así, para mí las personas más guapas son las morenas, los gitanos, los mestizos, etc. El color blanco es decadente... y feo, enfermizo...

-¿Como cree que está influyendo esta línea artística en la sociedad?

DG: -Pues creo que bien, porque la gente se siente más identificada con las imágenes titulares, eso hace que la gente vaya más a la iglesia, fíjese si hasta los gays y lesbianas se acercan más a las iglesias...

-Entonces, ¿las imágenes cumplen su papel?

DG:- Mejor que nunca, atraen masas a las iglesias, inspiran a que se les diga cosas bonitas, la gente disfruta contemplando estas imágenes, porque son muy agradables de ver

-¿Qué ocurre con las imágenes de otros estilos?

DG: -Pues que no son tan buenas como estas, ni tienen la aclamación popular que las nuevas, pero bueno siempre se pueden "restaurar"

-¿Qué restauración es la mejor para una imagen que ya no atrae a la gente?

DG: Aunque a veces se critica a los imagineros que han hecho posible este estilo yo creo que son los más indicados para hacer una buena restauración, muchas veces con solo cambiar la policromía la imagen cambia 180º como cuando una persona se hace un tratamiento de belleza o pasa unos días en la playa... Otras veces no queda más remedio que la "intervención"...

-El objetivo es que la imagen guste, ¿no?

DG: -Ese es el principal objetivo, que la imagen guste y que la sociedad se vea reflejada en esa imagen.

-¿Para cuanto tiempo tiene esta escuela?

DG: -Este es el culmen de la escultura y sobre todo de la escultura religiosa, no creo que vaya a haber nada mejor, nada que conecte más con la gente, con el pueblo llano, esta es la escuela de las masas que es lo que importa.

-Pues...

Muchas gracias, hemos aprendido mucho

DG:-No hay de qué, para eso estamos.



Como siempre hay quien está dispuesto a confundir la velocidad con el tocino, así pues hoy se confunden estilos y escuelas con malas técnicas, peores policromías y a veces la falta de rigurosidad en cuanto a lo que una imagen religiosa ha de ser.Todos me entenderán cuando digo esto, me refiero obviamente a toda esa colección de "capichapuzas" que creen que si un romano no tiene más plumas que Norma Duval en sus buenos tiempos no es un romano para Andalucía, esos que piensan que la escultura de calidad ha de ser para el Norte y que en el Sur lo bonito es lo moreno requemado, las miraditas complices y los misterios sin sentido donde el misterio se conforma por una simple adicción de personajes, no hablo de las vírgenes porque ya sabemos que si no es una mocita de buen ver con corona no cuela, y por supuesto todo de vestir... no vayamos a fastidiar, que los reyes nos trajeron de pequeños "diseña tu paso" y queremos probar colores nuevos tales como "rosa fucsia amanecer", "malva fosforecente nazareno" combinado con "verde pistacho vera cruz" y "beige macarena encendida".
¿Para que hacerlo sencillo y bonito si se pueden complicar y hacerlo horrible e indigerible?

Hubo un tiempo en que las cofradías, hermandades, congregaciones, esclavitudes, etc. cuando realizaban sus encargos a los escultores fijaban no solo la advocación que el escultor había de realizar, sino muchas veces en el caso de cristos o misterios los pasajes evangélicos que debían inspirar al escultor. Huelga decir que entonces la iglesia era bastante más rigurosa que hoy en día...

Había por decirlo de alguna manera una idea clara de cómo debía ser cada momento de la pasión, muerte y resurrección de Cristo, o lo que es lo mismo cómo había de ser la iconografía, se tenía una idea clara de las virtudes y las esencias que debía encarnar nuestra madre y señora la virgen María. ¿No se dejaba libertad al escultor? Claro que sí, cuanto más contrastado estuviera más libertad, pero después todo debía ser revisado y muchas cosas aunque estuvieran firmadas por un autor famoso no eran aceptaban las hermandades y cofradías porque simplemente no cumplían las condiciones del encargo.

Pero he aquí que entre los cofrades, que siempre fueron mecenas del arte y una selecta clientela que fijaba las normas a las obras que encargaba, al igual que se hacía antaño, ahora medran capillitas que creyéndose entendidos, y usando títulos universitarios como si fueran porras de goma, salen a las iglesias a defender una "revolución cultural", algo así como la de Mao, pero en lo cofrade...

Difícil saber en muchos casos los modelos que tomaban o elegían los grandes escultores del siglo XVII, algo más sabemos de los modelos que eligieron grandes escultores posteriores, de hoy en día y del siglo pasado, ahora otro ejercicio de imaginación esta vez sobre los modelos de los escultores del barroco sensual:





Dos ejemplos referidos a santos, las vírgenes y Cristos los vamos a dejar, porque no me gustaría zaherir ninguna sensibilidad.


Cristos guaperas, con labios carnosos, pieles morenas y agitanadas y con mucho lustre, anatomías atléticas, miradas llorosas y caídas... ¿Nadie se acuerda de la pasión de Cristo? ¿Nadie se acuerda de los 40 días de ayuno en el desierto? Jesús no iba al gimnasio... Respecto de la piel, los rizos y las melenas... Está bien tener un poco de licencia y no está mal dotar a cristo de un matiz multicultural, de ahí a que todos los cristos sean gitanos va una diferencia, Jesús era judío, a veces parece que hay que recordarlo.

Hay algunos que han creído que la escuela sevillana y andaluza se caracterizaba por mostrar cristos con una “pasión” más psicológica que física y por eso lo mostraban con menores muestras de castigo físico, de ahí a ponerle un par de arañazos va una diferencia, y luego está la poca idea de poner un cristo con la espalda en carne viva, y los brazos de salón de belleza y una cara de pasarela cibeles... ¡Un poquito de coherencia...! Nuestro señor era un hombre de 33 años, a quien estaban dando martirio, ponerle miraditas caídas y caritas de dulzura puede resultar empalagoso e incongruente.

El modelo de virgen niña no es una seta que apareció en la plaza de la Encarnación de Sevilla, por favor vayan al Vaticano a ver la piedad de Miguel Angel... Hay una gran interrelación entre las distintas escuelas y talleres, digo esto porque luego se oye a sabiondos de bar decir autenticas mamarrachadas... sobre escuelas geográficas y sobre autores, todo porque algunos no saben lo que es viajar ni mirar en internet más allá de las disputas entre gobierno y oposición de la hermandad de sus amores.

¿La virgen puede ser joven? Sí, pero con matices... ¿La virgen puede estar más o menos introspectiva? Sí, pero con matices. ¿La virgen...? Sí pero con matices.

Matices tales como no hacerle unos ojos que parezca que en vez de ser hija de los benditos Santa Ana y San Joaquín parezca una alienígena... Ver esas cosas sí que enfada. La virgen está de llorar, por supuesto, pero sería buena cosa evitar hacerle una urticaria alérgica en el entorno de los ojos, si hay que ir al hospital a tomar ejemplo e inspiración no vayan a la sección de alergias sino al tanatorio.

¿Sí el hijo es gitano y moreno de rayos uva porque ella es una muñeca de porcelana? Vamos a ver que la Virgen no era fotosensible. ¿Las manos ... pueden ser todo lo irreales que queramos, porque si nos ponemos realistas ¿qué manos podía tener una mujer galilea del siglo I? Pero la manicura francesa mejor se la dejamos a las señoritas, lo mínimo es que las manos sean humanas, sean proporcionadas, porque las tenga juntas no pasa nada... Vale que se puedan hacer abiertas para ponerle el rosario en una, o lo que se quiera, y el pañuelo gentil en la otra... de ahí a que Todas sean así...

En las imágenes secundarias mejor no entramos, ¿no?

Para quien dice que los autores se repiten, quiero decirles que siempre tenemos que tener en cuenta que un autor es fiel a su estilo, los cristos van a ser parecidos, las vírgenes también, más o menos, pero que ese estilo deber saber reflejar un momento de la pasión, una virtud, debe inspirar, no debemos confundir la belleza y lo estético con lo incongruente, mejor que se repita lo bueno que innovar todos los días en lo malo.

Aunque parezca mentira a estas alturas lo voy a decir: El buen imaginero es aquel que consigue que su cristo y su virgen y sus personajes santos o no, expresen sentimientos y pensamientos, que se los pone el que contempla esa imagen, debe conseguir llevarnos a la reflexión, a veces sobre los sucesos físicos de la Pasión y Muerte de nuestro señor, otras veces sobre los sucesos mentales y espirituales que vivieron él, su bendita madre y el resto de personajes de la historia más grande jamás contada, para eso está la técnica y sobre todo la capacidad de imaginar una buena representación. Eso es el arte.


Cosas como esta me hacen pensar que “Cualquier tiempo pasado fue mejor...”


1 comentario:

Conchero dijo...

Estoy al 100% de acuerdo con cada párrafo que he podido leer. La entrevista me parce de vergüenza, desde lo del barroco sensual, a la superficialidad de cada palabra dicha, a la absoluta y total vanidad que supura cada palabra. El último párrafo del artículo me parace magistral. Puro sentido común que por desgracia, y más en las cofradías, es el sentido menos común.

Un fuerte abrazo.